miércoles, 3 de mayo de 2017

Es una palabra fuerte, pero un 5-0 también lo es.


Es una adicción. Como una droga, hemos tenido bastante de ella en este año pero queremos más. En la temporada 2016-17 hemos presenciado cinco encuentros entre Pumas y Tigres y todavía veremos otro al menos. Hablaríamos de un Clásico, pero aún resulta pronto. Es casi una paternidad, pues las rivalidades normalmente resultan igualadas, y ésta tiene un claro vencedor.

Es el partido más atractivo de la Jornada 14. Hoy en VAVEL te presentaremos 10 ingredientes que hacen a este platillo diferente a los demás. Aviso: no lo encontrarás en otro sitio.
1. Humillaciones recientes
Foto: Récord

Es una palabra fuerte, pero un 5-0 también lo es. En Liga fue el marcador del enfrentamiento más reciente y aún cala. Está fresco, en noviembre los regios clavaron la daga y aún no la sacan. Palencia lo llamó un accidente, pero resulta que las puntadas se abrieron y le echaron alcohol apenas en marzo: se repitió en Concachampions. Volvieron a abrir la herida propinando un 0-3 en casa y eliminando a los universitarios de su sueño en Abu Dhabi.