domingo, 23 de abril de 2017

Aunque, el partido empezaba muy bien para el Real Madrid.



Aunque, el partido empezaba muy bien para el Real Madrid. Salió con más intensidad y en el minuto 14, Higuaín adelantaba a los blancos con un remate de cabeza dentro del área tras un centro de Robben. Pero fue un espejismo ya que tan sólo tres minutos más tarde llegaba el empate. El gol fue obra de Henry y evidenció el daño que estaba haciendo la posición de Messi al Madrid. El jugador argentino se iba de la marca de los centrales y se juntaba con Xavi e Iniesta para crear juego. Los centrales del Madrid salían a buscarle y dejaban huecos que sobretodo aprovechó Henry para entrar solo y batir a Casillas por bajo. La asistencia fue, de Messi. El segundo tampoco tardó en llegar ya que solo pasaron dos minutos del primero, cuando Puyol remató solo en el punto de penalti un centro de Xavi después de una muy buena jugada de estrategia del Barcelona.

En el minuto 36, llegó el primer gol de Messi en otro acierto táctico, esta vez en la salida de balón del Madrid. El conjunto blanco no conseguía salir con comodidad ya que mediocentro era Lass, un jugador no precisamente especialista en ese aspecto. Xavi le presionaba y al estar los centrales más abiertos ante el constante movimiento de Messi, dejaron un hueco en el centro que aprovechó primero Xavi para robar la pelota a Lass y después Messi para recoger el balón y superar por bajo a Casillas. Con este resultado nos íbamos al descanso, pero sobretodo con la sensación de que el Barça estaba siendo tremendamente superior al Madrid y además el conjunto blanco no sabía parar los constantes cambios de posición de los jugadores de ataque. ofreciendo espacios continuamente.
El constante cambio de posiciones azu